El Gran Bocuma: Síntesis artesanal de manufactura nacional.

En los últimos tiempos, la llamada cultura del emprendedor ha repuntado enormemente, es cierto; cada vez hay más personas sobre todo jóvenes entusiastas, que se animan a romper el ciclo de sencillamente ejercer su conocimiento en una gran compañía o empresa, un panorama cómodo y seguro que sólo requiere de realizar las tareas que se nos indican. Emprender supone muchos más riesgos y situaciones inesperadas: inversión de capital, tiempo, incluso salud física y psicológica, pero al final, quienes han logrado establecerse, siempre comparten el mismo discurso del no arrepentimiento y de haber valido toda la pena. Comercio, servicios, productos, un sin fin de campos donde emprender, algunos incluso se vuelven cliché tanto como el fracaso mismo, lo cual llevó a los expertos en números a decir que este movimiento del entrepeneur, es un espejismo y que pocos pueden llegar al éxito.

Ahora bien aterrizando en nuestro campo, hablar de música electrónica en nuestro país es ya, por fortuna, un tema con un poco menos dudas por despejar; afortunadamente tanto creadores como escuchas, poco a poco van siendo más estrictos con lo que producen y consumen, y es justo en este terreno de las herramientas para la creación (donde obviamente las grandes compañías acaparan el mercado), que siempre existe por ahí  un necio, alguien dispuesto a tomar la filosofía del hazlo tu mismo y convertirlo así, en una forma de vida.

Emmanuel Galván Martínez, joven Jalisciense de 27 años e ingeniero de profesión, destina intelecto, tiempo y capital, desde hace ya un par de años, a la creación de sintetizadores analógicos y analógicos/digitales desde su pequeño taller; ha comenzado a posicionarse con sus creaciones, dentro de este voraz medio electrónico, no sin antes pasar por toda una serie de conflictos propios de la aventura.

Siendo así, decidimos que lo mejor sería que él mismo nos contase su historia a través de la siguiente entrevista, la historia de Taller Bocuma.

12032975_482728838573815_75122879824130755_n

Sintetizador Big Bocuma

Pregunta obligada ¿Qué te llevó a involucrarte en el diseño y producción de sintetizadores y como surge?

-Creo que para responder de mejor manera, debo mencionar que antes de decidir entrarle a la ingeniería de sonido, estudié una carrera tecnológica en automatización industrial, dónde aprendí sobre electrónica y otras cosas. Desde niño siempre me llamó la atención la tecnología. Alguna vez desarmé el estéreo de la casa para saber como funcionaba y supongo que de ahí comenzó toda mi afición por los chips, los cables y el sonido.

Hace un par de años estaba desempleado, con mucho tiempo libre y unas incontenibles ganas de un sintetizador. El ocio, la madre de todos los vicios, me llevó a armar uno. Compré materiales, herramientas, etc. y empecé a experimentar. Muchos de mis amigos son músicos y a mas de uno le interesó lo que estaba haciendo. Fue entonces que me di cuenta que tal vez, mis experimentos podrían ser de utilidad para mas personas.

La verdad es que me gusta mucho y me llena de satisfacción ver un producto terminado y funcionando. Los sintetizadores me parecen mágicos y la tecnología detrás de ellos me fascina. Es como la combinación de sonido/música con ciencia. Más allá de cualquier cuestión monetaria, lo que me satisface (y lo que eventualmente me hizo decidir iniciar Taller Bocuma) es el ejercicio de creatividad, ingenio e inventiva que hacer este tipo de cosas conlleva.

11013407_459145730932126_133147520555583087_n

¿Qué parámetros consideras al momento de iniciar un nuevo proyecto?

-Al principio sólo consideraba cosas que me interesaban a mí, después me di cuenta de que tan complejo podría ser todo y la infinidad de elementos que intervienen en un diseño y la rentabilidad del mismo. Considero, primero que nada, la posibilidad creativa y también los costos y viabilidad de producción. Por el momento yo hago todo el trabajo, desde la soldadura hasta el ensamble final y empaque, por lo que puede llegar a ser muy complicado y tardado. Es por eso que tomo muy en cuenta mi capacidad de producción. De ahí en más, todo comienza con una idea de algo que a mi me gustaría tener. Después platico la idea con mis amigos o conocidos y ellos me van dando otros elementos o puntos de vista y así van creciendo las ideas hasta convertirse en prototipos, de los cuales tengo un montón pero no me ha sido posible lanzarlos aún.

Sabemos que el mercado mexicano siempre ha estado muy golpeado económicamente ¿Qué problemas se te han presentado en distribución o incluso, en el abastecimiento de los componentes y demás?

-Pffft! Infinidad de problemas. El alza del dólar y el encarecimiento de insumos, entre muchas otras cosas, me hace cambiar de estrategia muy seguido. Es bastante incomodo y frustrante. Es definitivamente un reto estar un paso adelante o al pendiente de la “macro-imagen”. A pesar de todo esto, creo firmemente en la creatividad y el ingenio como herramientas fundamentales para cualquier cosa que hago. Con el tiempo he aprendido a frustrarme menos y superar obstáculos. De pronto se siente cierta adicción a superar ciertas situaciones y eso sólo aumenta mi interés en todo esto.

Algo que me causa curiosidad es el nombre, ¿De qué va este?

-Cuando inicié en esto, estaba diseñando un pequeño sintetizador para dar un taller introductorio a la síntesis de sonido. Estaba buscando un nombre para promocionarlo que sonara interesante pero que no fuera lo típico de “El ABC de la síntesis” y cosas como esas porque, ¡qué hueva!… Un día, mientras finalizaba los diagramas, tenía puesta una canción con muchos elementos de síntesis, el título de la canción: “Bocuma”… y ya, click… “Taller Bocuma”. Al día siguiente registré la marca.

15820027_1590434254305286_187612371_n

El nuevo Digbo, sintetizador analógico/digital

¿Qué planes tienes a mediano y largo plazo para Taller Bocuma?

Siento que con el paso del tiempo y diferentes proyectos que he hecho, no necesariamente de Bocuma, mi manera de pensar se está orientando más hacia crear productos de alto valor. Me está llamando mucho la atención el diseño e  ingeniería industrial, la innovación tecnológica, la optimización de procesos y la disrupción de paradigmas, así como las nuevas tendencias en las tecnologías para la interacción con el sonido. Creo que todos mis intereses se están combinando de una manera muy interesante que me gustaría explorar.

A mediano plazo, me gustaría consolidar Taller Bocuma como una empresa con seriedad y visión. Siempre he dicho que en 5 años se va a convertir en la empresa líder en su ramo en México y Latinoamérica. Para ello van a ser necesarias muchas otras cosas que necesito ingeniar. Estoy por ampliar mi equipo de trabajo y por colaborar con otras personas. Probablemente busque optimizar diseños y ampliar mi capacidad de producción. Me he convencido que la creatividad es mejor en comunidad y que las ideas son mejor cuando se comparten, por lo que la divulgación de los diagramas bajo licencias creative commons está definitivamente en el panorama.

Estoy también explorando otros modelos de negocio y aceleración empresarial que pienso utilizar. Hay muchas oportunidades ocultas en la forma en la que el mundo funciona. Hoy en día las innovaciones tecnológicas pueden ser ideadas por cualquier persona. La economía naranja o industria de la creatividad como la denomina el gobierno, está tomando cada vez más fuerza y campo de acción. Es en ese ecosistema en el que quiero incursionar y del cual quiero aprovecharme para impulsar el crecimiento de Taller Bocuma.

Por último, para conocer más de los nuevos avances en el proyecto así como videos y otros datos, recomendamos checar su página de Facebook y visitar el sitio web de Taller Bocuma.

imagen-1

Artículos Relacionados